Las ETT apuntan a la mayor formación como causa de la mejora del empleo este año

La posibilidad de encontrar empleo es ocho puntos superior en los parados formados, según la patronal de las ETT, Asempleo

El porcentaje de activos con un elevado nivel educativo (educación universitaria) se ha situado en el 40,8% en 2019, frente al 31,9% de 2007, lo que sitúa a España en cifra récord de activos con estudios superiores, según un estudio de la patronal de empresas de trabajo temporal, Asempleo.

De este modo, la organización que representa a las ETT cree que España puede llegar a cumplir el objetivo de Europa 2020 que exige que el número de personas de entre 30 y 34 años con educación superior alcance el 44%, porcentaje que al finalizar marzo era del 43,8% en España.

Precisamente, esta mejora en la formación de los trabajadores es para Asempleo, uno de los factores que puede estar contribuyendo a la “inesperada” evolución más positiva del empleo en el arranque de 2019.

El informe destaca, además, que las personas con mayor formación tienen menor riesgo de caer en el desempleo. De hecho, los trabajadores con estudios superiores apenas representan uno de cada cuatro desempleados existentes (el 24% del total).

Asimismo, según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) que maneja Asempleo la incidencia del desempleo es mayor entre los trabajadores con una baja formación, ya que estos representan el 6,6% de los activos pero el 12,1% de los parados.

“Los trabajadores más formados siempre tienen una mayor probabilidad de encontrar empleo con independencia del momento del ciclo económico”, subrayan desde esta patronal cuyos datos sobre el mercado laboral sirven como indicador adelantado de la economía.

Las cifras del INE también respaldan esta afirmación al indicar que los parados con niveles de formación alto presentaron en el primer trimestre una probabilidad del 23,3% de encontrar un empleo, frente al 17,7% de los que tienen niveles medios de formación y al 15,5% de aquellos que cuentan con un nivel educativo bajo.

Otro aspecto relacionado con la formación que contribuye a mejorar esta posibilidad de encontrar un empleo es que los parados con un mayor nivel educativo son precisamente aquellos que más cursos de reciclaje profesional realizan. En el primer trimestre, el 27% de los parados con estudios altos realizó cursos de formación. Por el contrario, los parados de cualificación media y baja tienen un 14% y un 6% de probabilidades de hacer cursos, respectivamente.

En cualquier caso, la mejora de la formación tanto de los futuros trabajadores como de los que ya están en activo es imprescindible para garantizar el futuro del mercado laboral ya que, según el grupo de recursos humanos Randstad, el 85% de los trabajos que habrá en 2030, en apenas once años, aún no se han inventado. Por lo que los perfiles más solicitados serán aquellos con formación y experiencia en las necesidades más innovadoras, según esta compañía.

“Muchas empresas están apostando por los robots en aquellos trabajos repetitivos de ensamblaje o para realizar, mediante drones o maquinaria inteligente, tareas peligrosas para el ser humano”, añaden en Randstad.

Es más, auguran que esta tendencia no se va a detener, ya que el 83% de los empleadores creen que la robótica tendrá la misma o más influencia en el negocio durante el próximo año, porcentaje que en 2016 era del 68%.